¿Qué ES LA FED O EL BANCO CENTRAL DE USA? ¿LAS TASAS DEL BONO AMERICANO Y LA RELACIÓN CON LAS ACCIONES, BOLSA Y EL S&P500?

Para quienes seguimos los mercados de acciones y bolsa; recientemente buena parte del mercado ha estado atento a las decisiones de la FED para determinar las tasas de interés; tratemos entonces de comprender cual es la importancia de esta medida, cual es el papel de la FED y la relación de las tasas y el mercado y los índices.

LA FED o banco central de los Estados Unidos también se conoce como reserva federal, es una institución público – privada que reúne a 12 bancos centrales regionales que se ubican en diferentes ciudades de los Estados Unidos.

Su principal función es la de establecer la política monetaria de los Estados Unidos y la supervisión de los bancos de ese país. La Reserva Federal es la encargada de emitir el dinero para la economía norteamericana. Hay que recordar que el patrón oro fue abandonado y se remplazó por el patrón fiduciario.

El mecanismo de aumento o reducción de emisión del dinero por medio del establecimiento de los tipos o tasas de intereses permite intentar controlar el nivel de inflación de la economía de los Estados Unidos.

Se busca que por medio de unas tasas más altas de intereses se controle la inflación, debido a que se limita la cantidad de dinero en circulación para la compra de bienes y servicios como inmuebles, vehículos, bienes de consumo entre otros.

Es importante tener en cuenta que cuando se tiene un aumento de precios y la inflación de manera prolongada, el poder adquisitivo de las personas disminuye y la confianza en una moneda se puede perder. Es entonces las subidas de las tasas de interés un mecanismo para controlar los aumentos de precios por encima de las metas propuestas.

Por el contrario, si la economía se encuentra en recesión, es posible que mediante la reducción de los tipos de interés se incentive el consumo y la inversión para la reactivación económica

EL AUMENTO DE LAS TASAS DE INTERES Y SU RELACIÓN CON  LA BOLSA Y LAS ACCIONES

El aumento de las tasas de interés incide de manera negativa en los mercados bursátiles debido principalmente a tres razones:

  1. La rentabilidad que reciben los inversionistas en alternativas de renta fija como bonos o depósitos a término fija aumenta; y teniendo en cuenta que este tipo de inversiones tiene prácticamente riesgo cero, algunas las personas e instituciones buscaran estos productos de inversión en vez de la renta variable.
  2. Cuando se tiene altos tipos de interés el consumo disminuye y esto afecta los resultados de las compañías, sus beneficios y las estimaciones de los precios objetivo de las acciones.
  3. El costo de la deuda para las compañías aumenta por lo tanto reducen el crecimiento, nuevos proyectos y para el caso de compañías jóvenes muchas veces conlleva la incapacidad de sostenerse.

RELACION HISTORICA ENTRE LAS TASAS DE INTERES DE LA FED EL BONO AMERICANO Y EL S&P500

Tratemos de revisar algunos gráficos que nos permitan tratar de establecer una relación entre los periodos de aumentos de tasas y los periodos de reducción de tasas y el S&P500.

Si observamos esta grafica que compara que el periodo desde 1954, hasta 2014, se tiene que en 9 de 13 veces un 69%, el S&P500 tiene una tendencia alcista en periodos de aumentos de tasas por parte de la FED.

Esto implica que históricamente, cuando las tasas aumentan, en realidad es bueno para las acciones en general. El S&P 500 ha sido resistente al inicio de los ciclos de alzas de la Fed en el pasado. De hecho, según el Dow Jones, desde 1989, durante un período de subida de tipos de la Fed, la rentabilidad media del Dow Jones Industrial Average es de casi el 55 %, la del S&P 500 es una ganancia del 62,9 % y el Nasdaq Composite ha promediado un resultado positivo. rentabilidad del 102,7% acumulado

Hay que tener en cuenta que estos promedios pueden estar inflados debido a las ganancias descomunales desde diciembre de 2008 hasta julio de 2019.

Ahora bien, por lo general las empresas con una alta rentabilidad y un buen nivel de capitalización, tienen u mejor comportamiento si se tienen condiciones financieras con altos tipos.

También históricamente es evidente un buen comportamiento al inicio de los ciclos de alzas de tasas de la FED de las los sectores de materiales, industria y energía. De acuerdo con Goldman Sachs, las acciones de empresas que tiene un balance sólido tienen un rendimiento un 24% mejor en el ciclo de las alzas de la Fed.

Otro estudio realizado por el Deutsche Bank muestra como en 13 ciclos al alza como desde 1955 el S&P500 ha tenido un retorno promedio del 7.7%, como lo podemos ver en el siguiente gráfico, un poco por debajo de su media histórica de 50 años que es de un poco más del 9% anual.

Otro análisis realizado por Truist Advisory Services en 12 ciclos de aumento de tasas mostró como el S&P500 logrò una tasa anual promedio del 9.4% en estos ciclos, con rendimiento, como lo muestra la siguiente grafica.

Un análisis de 12 ciclos de aumento de tasas en general realizado por Truist Advisory Services encontró que el S&P 500 registró un rendimiento total a una tasa anualizada promedio de 9.4% durante la duración de dichos ciclos, mostrando rendimientos positivos en 11 de esos períodos, como se muestra en la siguiente grafica.

Sin embargo, el análisis también muestra como las acciones han subido en periodos de aumentos de tasas de interés, pero en donde se tienen adicionalmente economías con buenos indicadores y crecimiento.

Ahora bien otro análisis realizado por Nirmal Purja muestra como los periodos de aumento de tasas tiene un promedio de 21 meses de duración.

Y es claro como en lo promedio de rentabilidad 1 año después del inicio de los ciclos de aumento es inferior a la rentabilidad promedio y se observa un mejor rendimiento al final del periodo.

Como parte de las conclusiones de este análisis se muestra como cada ciclo de ajuste de tipos es diferente y no hay un ciclo exactamente igual tanto en duración como en la relación con el mercado de renta variable.

Esta otra tabla muestra el rendimiento en periodo de aumentos de tasas desde 1994, de los índices Dow Jones DJIA, que incluye compañías principalmente industriales,  el S&P500 que incluye las 500 empresas con mayor capitalización bursátil y el Nasdaq que reúne principalmente empresas del sector tecnológico. Se observa como e rendimiento es positivo salvo en el periodo del 1999 al 2001, con una ventaja contrario a lo esperado para el Nasdaq 100.

En esta tabla podemos ver la relación entre los ciclos de aumento o descenso de tasas y el cambio mensual del S&P500. Vemos como en disminuciones grandes el S&P500 en promedio aumentó el 0.31%, cuando se tiene un disminución moderada el S&P500 aumenta un 0.45%;  el elemento a tener en cuenta es que con incremento moderado el S&P500 subió un 1.82% y para aumentos grandes en las tasas el S&P aumentó un 0.99% mensualmente en promedio, esto muestra como no hay una relación del todo directa entre aumento de tasas y bajos rendimientos del mercado.

 

Esta otra tabla muestra la dispersión simple de la relación entre los cambios mensuales de cambio de tasas y el rendimiento del S&P500, como se observa una relación clara y el efecto es más bien impredecible.

Es interesante observar como en el periodo entre 1973 y 1986, en donde el bono tenia una tasa por encima del 6% el múltiplo PER promedio del mercado, se sostuvo por debajo de 15 veces.

Ahora a partir de 1995 el bono a tenido una  tasas por debajo del 6%, y durante este periodo el múltiplo PER ha permanecido por encima de 15 veces prácticamente de manera constante.

En esta otra grafica  vemos la relación entre las tasas de la FED y el S&P500 real, es decir descontando a la inflación. Se observa como en el   periodo entre 1973 y 1985, en donde las tasa de la FED estuvieron con tipos por encima del 6%, el S&P500 mostrò un rendimiento negativo.

Si Observamos la relación entre las tasas de la FED y el S&P500 en los años recientes, observamos que  no  necesariamente hay una relación inversa, pues por ejemplo entre el 2016 y el 2019 las tasas aumentaron y el índice también  logro una valorización importante y constante.

De igual forma por ahora a partir de octubre el mercado ha tenido un rebote, aun cuando las tasas han seguido aumentando; por supuesto no sabemos si tendremos una nueva corrección rápidamente.

Pareciera que la conclusión es que, si bien no se puede establecer una relación entre tasas de la FED, la rentabilidad del bono americano y el mercado. Es evidente que cuando el bono ofrece unas tasas por encima del 6%, el mercado no esta dispuesto a pagar PER por encima de 15 veces.

Por ahora el consenso del mercado pareciera indicar que las tasas llegaran como máximo a un 5% para el segundo trimestre del 2023. En este periodo se podría tener una importante volatilidad y una posible corrección adicional, pues se llegarían a las tasas de la FED mas altas de los últimos años y algunos inversores aprovecharían para asegurar una rentabilidad en renta fija llamativa.

Por supuesto que es un tema que genera bastante debate y análisis, pues, por ejemplo, Ray Dalio afirmo que si los tipos alcanzan un máximo cercano al 4,5% el año que viene, podría llevar a los precios de las acciones caer en torno a un -20%.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!