Invertir en bolsa, primeros pasos: 7 consejos para comenzar con acciones

Invertir en bolsa Primeros pasos

 1. Conocer sobre el mercado

La inversión en bolsa permite que adquieras una parte muy pequeña de una compañía; esta compra conlleva a que te beneficios de los éxitos y valorizaciones de la empresa de la que eres socio.

Pero también como socio tus acciones pueden caer de precio, si la compañía va mal o tiene malos resultados.

Quien determina esos cambios en los precios de las acciones es el mercado.

El mercado son todos los agentes que se encuentran comprando y vendiendo día a día estas acciones, y que debido a múltiples razones pueden pensar que una acción tiene un precio atractivo y comprar; o por el contrario pueden pensar que las acciones están costosas y venden.

Lograr anticiparse a esos movimientos al alza o la baja de una acción, no es tarea fácil; es posible que una acción que aparentemente esta barata siga bajando, durante un tiempo prologando.

O que una acción que se supone esta cara siga subiendo por un buen tiempo.

Son muchas las causas por las cuales los mercados se mueven al alza o la baja; de su estudio, comprensión y análisis depende que logres entender en buena parte ese comportamiento; para de alguna forma tratar de comprender su funcionamiento y tomar las mejores decesiones de inversión.

Entre los principales aspectos que hay que comprender de un mercado de valores encontramos:

  • Las características particulares del mercado que se piensa operar: acciones, bonos, materias primas, futuros, divisas.
  • Las peculiaridades si se trata un mercado de renta variable, de comprar y vender acciones; aspectos como el lugar en donde se piensa invertir, no es lo mismo el mercado de Estados Unidos, el mercado de España o el de China o el de Colombia, para dar unos ejemplos.
  • El mercado accionario incluye empresas de diferentes sectores económicos como el tecnológico, la banca, las constructoras, el sector de las farmacéuticas, el sector energético. Cada uno de estos sectores tiene unas características particulares, que se deben estudiar para entender sus ciclos y la situación particular en cada país.
  • Los mercados de valores cuentan con diferentes operadores que realizan operaciones de compra y venta: personas naturales, bancos, fondos de inversión, extranjeros; las decisiones de estos operadores afectan el precio de las acciones y su comportamiento.
  • Saber analizar la información: los mercados reaccionan con fuerza ante diferentes noticias, ya sea relacionadas con una empresa en sí, o con la situación económica de una país en general, o del sector donde se encuentre la compañía que estamos analizando.
  • La situación económica de un país o en general del entorno, son factores que influyen de forma decisiva en los mercados bursátiles; cuando hay desaceleración, crisis o recesión, los precios de las acciones por lo general corrigen sus precios.
  • El crecimiento, ventas, utilidades, deudas y perspectivas de una compañía, son factores que determinan como van a comportarse los precios de sus acciones. Lograr comprender como estos factores afectan su precio, permite tomar decisiones acertadas de compra o venta.

 

2. Aprender a encontrar valor, análisis fundamental

Toda decisión de compra pasa por encontrar un valor justo, adecuado o llamativo para comprar un bien, producto o activo.

El mercado bursátil no es ajeno a ese proceso de análisis y toma de decesión.

Cuando tomas la decisión de comprar un auto; relacionas el precio con aspectos como: la confiabilidad de la marca, el confort, la seguridad, sus prestaciones mecánicas, su tecnología, su diseño.

De igual forma cuando vas a tomar la decisión de comprar una acción debes analizar las razones por las cuales es conveniente en ese momento realizar esa inversión.

Afortunadamente ya muchas personas han estudiado el tema, y han determinado algunos de los aspectos que se deben revisar para considerar si el precio de una acción se puede considerar costoso, justo o llamativo.

Entre los aspectos más relevante del análisis fundamental, donde se busca profundizar en la situación de la compañía en la cual se piensa invertir se encuentran:

  • La operación en conjunto de la empresa, aquí se revisa en general el buen uso de sus recursos, el crecimiento, la creación de valor, la búsqueda de utilidades o la consolidación en un sector.
  • El tamaño y calidad de la deuda: muchas compañías cuentan con financiamiento, esto no es malo si se hace un buen uso de los recursos, si su operación garantiza el pago de las obligaciones y si con esos recursos se consiguen resultados positivos de crecimiento.

Altos niveles de deuda son altamente peligrosos y son uno de los factores que el mercado más tiene en cuenta para descontar el precio de las acciones de una compañía.

  • Entender y relacionar las dos tendencias de análisis fundamental: top-down y bottom-up.

El enfoque top-down toma como elementos más relevantes la situación macroeconómica del país donde se esté operando; aspectos como el crecimiento económico, la estabilidad política, la inflación, la tasa de desempleo, el crecimiento industrial, la venta de inmuebles y vehículos, son algunos de los factores que este enfoque tiene en cuenta.

Por el contrario, el enfoque bottón-up, toma más en cuenta los aspectos propios de la empresa como son su crecimiento, sus utilidades, su nivel de deuda, sus ingresos, la competencia del sector, su manejo administrativo; son algunos de los elementos que este enfoque tiene en cuenta.

Para algunos expertos, uno predomina sobre el otro; pero para otros, lo ideal es tomar en cuenta elementos de ambos enfoques, para complementar el análisis y hacerlo más completo.

  • Definir de donde vamos a obtener la información y revisarla constantemente; para lograr realizar un buen análisis requerimos unas fuentes de información confiables.

Por lo tanto, debemos saber en qué sitios podemos descargar los resultados trimestrales o anuales de las empresas; que generalmente se encuentran en su sitio web.

Y para lograr realizar el análisis con el enfoque top-down; requerimos obtener información relevante de la situación económica del país en donde estemos operando; por lo cual debemos revisar diariamente diarios online o fuentes de información sobre este tipo de noticias.

  • El siguiente paso es comprender los resultados de una compañía. Estos se publican por lo general trimestralmente y muestran los resultados de la empresa en ese trimestre y en el acumulado del año.

Inicialmente es posible que no entiendas la gran mayoría de la información que estos incluyen; pero el trabajo de un inversionista es comenzar a profundizar en cada uno de los términos que se utilizan, para lograr entender la información publicada.

Entre los conceptos fundamentales que debes empezar a comprender se encuentran: balance, activo, pasivo, patrimonio.

Conceptos relacionados con la deuda, como recursos propios, deuda neta, capital empleado, amortizaciones, tasa de interés.

Conceptos relacionados con los resultados de una empresa como: margen bruto, margen neto, EBITDA, beneficio ordinario, beneficios antes de impuesto, flujo de caja, dividendo, Enterprise value.

Conceptos relacionados a una acción: beneficios por acción (BPA), CFA o flujo de caja sobre activo, dividendo por acción (DPA), beneficio operativo sobre activo y valor contable sobre activo VC/A.

Entendiendo ya la información de los resultados de una empresa se realiza el análisis de la empresa; en donde partiendo de los valores de los resultados se obtienen los diferentes ratios o valores; estos indicadores nos permiten comparar el comportamiento y situación de la compañía con otras similares.

Entre los aspectos que se deben comprender se encuentran:

La valorización de una compañía empleando métodos estáticos y dinámicos.

El PER, que es la relación entre el valor de una acción y sus utilidades por acción; este indicador en muy importante pues nos permite evidenciar en cuento tiempo se recuperaría la inversión con los resultados de los beneficios.

Por ejemplo, una empresa que tenga el precio de su acción en U$100 y unos beneficios anuales de U$10; tiene un PER de 10, pues en 10 años, con la utilidades se cubriría el precio de la acción.

El yield o rentabilidad por dividendo, es un ratio que permite saber qué porcentaje del precio de una acción recibiremos en pago de dividendos.

Por ejemplo, si una compañía tiene un valor por acción de U$100, y entregará un dividendo de U$6, tiene un yield del 6%; pues su dividendo es el 6% del valor de la acción.

Los dividendos que ofrecen las compañías a sus accionistas cambian por lo general año a año, pero un buen dividendo permite garantizar una rentabilidad parcial independiente del precio de la acción.

El Precio/Valor Libros; es la relación entre el precio de la acción y su valor contable o valor en libros. Una acción que tenga un precio en el mercado muy por debajo de su valor en libros aparentemente se encuentra muy barata; sin embargo, hay que revisar otros factores para decidir si es una buena inversión.

EV/EBTIDA, es el resultado de dividir el valor de una empresa o Enterprise value, entre el EBTIDA, que son las ganancias antes de impuestos depreciaciones y amortizaciones.

Hay otros indicadores que relacionan la deuda y son las ratios de solvencia; también existen ratios que relacionan la liquidez de una compañía.

En la medida que logres entender cómo obtener estos ratios o indicadores y compararlos con empresas similares empezarás a realizar el llamado análisis fundamental.

Donde trates de encontrar si el valor de una acción es conveniente o no para invertir.

En algunos sitios web ya se consiguen muchas veces el análisis de estos ratios de las compañías, lo importante es comprenderlos y analizar su información.

 

3. Conocer algo de análisis técnico

Aun cuando el análisis fundamental es el empleado por los inversionistas que son referentes del mercado; el análisis técnico puede suministrar información que puede confirmar o repensar las decesiones de inversión, entre los principales datos que nos puede brindar se encuentra:

  • La tendencia del precio una acción, en el corto, mediano y largo plazo.
  • Los valores que han tenido los precios de una acción en el pasado, para saber bajo ciertas circunstancias que precio está dispuesto a pagar el mercado por cierta acción.
  • Los soportes y resistencias del precio de una acción.
  • Nos permite tener visible el volumen de compra y venta de una acción, información clave para evaluar la demanda de un activo.
  • Nos ayuda a analizar el historial del precio de una acción.
  • Cuenta con varios métodos de análisis, que pueden reafirmar o contradecir algunas conclusiones sobre el precio de una acción.
  • Es una herramienta muy útil para quienes deseen operar el mercado en corto; compra y ventas y el mismo día; o por periodos de tiempo muy cortos.
  • Para su análisis no requiere que se conozca en detalle la situación de la compañía.
  • Puede emplearse para mercados donde no conocemos información del entorno en general, pero a través de los gráficos podemos obtener información del comportamiento del mercado.

4. Empezar con fondos de inversión

Cuando comienzas a invertir en acciones una de las decesiones más complicadas es seleccionar: ¿Qué acciones comprar? ¿Con cuantas acciones conformar nuestro portafolio de inversión? ¿Qué proporción de acciones debo comprar?.

Estas son decesiones las debes tomar para buscar unos buenos rendimientos, asumiendo unos niveles de riesgo adecuados para no tener grandes pérdidas.

Supongamos por ejemplo que seleccionaste para invertir tus recursos las acciones de dos empresas que tienen unos precios bastante llamativos.

Como ejercicio vamos a asumir que la acción de una empresa A la compraste a un precio de U$200  y la otra acción de una empresa B a un precio de U$100.

Al cabo de un año la primera empresa A mostró una rentabilidad anual del 15%; la segunda empresa B, debido a problemas en el sector mostró una pérdida del 30%.

De esta manera nuestro portafolio de inversión mostró una desvalorización total del 15%.

Nada más decepcionante para un inversionista novato que ver una fuerte perdida en su capital de inversión.

Como podemos observar uno de los errores que se cometieron en este ejercicio fue seleccionar solamente dos acciones para invertir.

Esta estrategia de inversión, implica que el nivel de riesgo es demasiado alto, pues las pérdidas de una empresa, condujeron a fuertes pérdidas en todo nuestro portafolio.

Una de las mejores maneras para resolver este problema son los fondos de inversión.

Un fondo de inversión es un instrumento que permite que con el capital de muchas personas se inviertan en diferentes acciones de varias compañías.

Por ejemplo, un fondo JP Morgan US Technology; invierte los recursos de sus participantes en acciones del sector tecnológico en los Estados Unidos. Ha tenido en el año 2019 una rentabilidad del 33,7%; en el año 2018 del 8,7%; en el año 2017 del 28,3% y para el año 2016 del 8,9%.

Su composición incluye acciones de empresas como Microsoft, Synopsys, PayPal; solo por nombrar algunas.

Pero lo importante es observar cómo al tener el fondo acciones de diferentes empresas, el nivel de riesgo se reduce.

Por ejemplo, si un fondo cuenta con inversión en 25 empresas, si una de estas tuviera una corrección en el precio, por poner un ejemplo del 20%; el valor del fondo solo vería afectado su valor en aproximadamente 1%.

Existen fondos de inversión con diferentes características:

Por nivel de riesgo: moderados, conservadores, alto riesgo o agresivos.

Por sector económico, en tecnología, banca, energía, farmacéuticas.

Por país, con predominancia en inversiones en ciertos mercados; algunos por ejemplo tienen buena parte de sus inversiones en países emergentes.

Una de las alternativas más interesantes para comenzar a invertir son los llamados fondos indexados; el rendimiento de estos busca emular el rendimiento de los principales índices.

Por ejemplo, los fondos indexados al S&P 500, buscan emular el comportamiento de este índice americano.

Para este caso estos fondos indexados por ejemplo tienen una composición incluso en 505 empresas (las que componen el índice S&P 500).

Históricamente prácticamente todos los fondos a largo plazo siempre tiende a valorizarse, por lo que el valor de estos fondos tienden a seguir estos valores de rendimiento.

Esta puede ser una buena estrategia, para comenzar invertir; recordemos que por ejemplo del índice S&P 500, ha tenido en los últimos 10 años un rendimiento promedio del 10% anual.

La selección del tipo de fondo que mejor se adapte a tu perfil de riesgo y el tiempo de la inversión, es una decesión que requiere un buen estudio y análisis, pero que sin duda tendrá un nivel de riesgo mucho menor que seleccionar unas cuantas acciones para invertir.

5. Estudiar un grupo empresas en las que piensas invertir

Si al tiempo que inviertes en algún o algunos fondos de inversión; consideras que puedes obtener unos mejores resultados operando directamente con la compra de acciones, debes comenzar a seleccionar un grupo de empresas a seguir.

No es aconsejable realizar el seguimiento a no más de 50 empresas, pues el nivel de información puede ser imposible de manejar.

Cuando comiences a tener una selección de las empresas que te interesan debes empezar a revisar en detalle diferentes aspectos de las diferentes compañías como son:

  • Las noticias que se tengan sobre las empresas, son varias las fuentes de información, el sitio web de la empresa, los diarios económicos, el buscador Google y las redes sociales, son la más importantes.

Se deben revisar todas las noticias, pero con mayor detalle algunas que tienen que ver con resultados, nuevos proyectos, análisis del mercado de sus resultados e información sobre el manejo de la compañía.

  • Los resultados de la compañía, que generalmente son publicados cada tres meses; como ya se ha explicado es importante aprender a entender estos informes; analizando los ingresos del periodo, el crecimiento, las utilidades, el nivel de deuda, el resultado antes de intereses, amortizaciones, impuestos y depreciaciones (EBTIDA).

Estos resultados son la radiografía de una compañía, donde a partir de estos datos se puede realizar buena parte del llamado análisis fundamental, revisando los principales ratios y comparándolos con periodos anteriores y empresas del mismo sector.

  • Los niveles de deuda, aun cuando generalmente son mostrados en los informes financieros, deben tener un punto aparte; pues muchas de las grandes caídas en los precios de las compañías son a causa de altos volúmenes de deuda.
  • El análisis y precio objetivo; se encuentran en diferentes documentos de analistas del mercado; si bien esta información debes mirarla con cautela, permite tener otra mirada diferente a la tuya sobre la situación de la compañía.

Con toda esta información relacionada con las compañías seleccionadas puedes ya pasar al siguiente paso.

  • Realizar el análisis de los múltiplos o ratios de la compañía; PER, ROE, YIELD, Precio/Valor, EV/EBTIDA, entre otros; comparar estos valores con el de compañías similares del sector.
  • Analizar los niveles de deuda y solvencia de las compañías.
  • Tener toda esta información organizada y sistematizada.
  • Analizar otros factores del conocido análisis top-down, o factores macroeconómicos del mercado donde se piensa operar.

Con estos datos el inversionista puede comenzar a tomar las decisiones de inversión:

  • Definir en que mercado o mercados piensas operar, por ejemplo, puede operar en el mercado local donde te encuentres y el mercado norteamericano; o también puedes concluir que existen buenas oportunidades en el mercado de la India, solo por poner un ejemplo
  • Comenzar a decidir en qué acciones existe oportunidad de compra.
  • Definir los rangos de precio de compra y venta de estas acciones.
  • Determinar que porcentaje disponible se destinará a la compra de determinada acción, no se recomienda invertir más del 10% del portafolio en una sola acción, pues el nivel de riesgo puede ser demasiado alto al estar expuesto a una sola posición.
  • Determinar los momentos adecuados en los que comprar una posición.
  • Definir cual es el precio objetivo que esperamos que alcance este activo para vender y buscar mejores oportunidades.
  • Establecer en caso de usarse los niveles de stop and loss (detener perdidas); es el porcentaje máximo de perdidas que estas dispuesto a asumir cuando compras un activo; por ejemplo, el 5% o el 10%.

Esto quiere decir que si por ejemplo utilizas un stop del 5%; si compras una acción a U$100; esta baja y si llega a 95 y continua bajando prefieres vender en ese momento con una perdida del 5%, a tener mayores pérdidas.

  • Después de tener un portafolio conformado, debes comenzar a realizar rotaciones de portafolio, en donde después de un tiempo vendas posiciones, ya sea porque han llegado a los precios esperados o porque observas que su precio es muy lateral.

Con los recursos liberados se deben comprar otros activos que has observado tienen un importante atractivo de valorización.

6. Tener un horizonte de inversión mínimo de tres años

Los mercados en el corto plazo son irracionales; es una frase que es propia de los operadores del mercado, pero que al cabo de un tiempo verás que se cumple con frecuencia.

En el corto plazo algunas acciones se encuentran a precios absurdos, ya sea por lo costoso o por el bajo valor del activo.

Pero cuando compras una acción a un buen precio o con una buena proyección de crecimiento, no puede esperar que en dos o tres meses el valor logre las rentabilidades que esperas.

Existen casos durante periodos inclusos de años que el precio de la acción de una empresa se encuentra castigado; por diferentes razones, ya sea por los malos resultados de la empresa, o por las malas perspectivas del sector, o por una crisis económica en el país donde esta listada.

Para poner un ejemplo las acciones de las empresas petroleras en casi todo el mundo tuvieron un fuerte castigo entre los años 2015 a 2017; por ejemplo, el valor de la empresa PETROBAS en el año 2016 llegó a tener precios de U$5; debido a la crisis del sector.

Su precio mantuvo valores bajos durante un periodo importante de tiempo, para después rebotar y llegar a valores de U$30 para el año 2019.

Como puede ver las grandes valorizaciones se observan en periodos de tiempo de 1,2, 3 años o incluso más en algunos casos.

Si un inversionista compró la acción ya en periodo de crisis en el año 2015 en U$10, es posible que al ver que el precio un año después bajo a U$5; probablemente vendería, producto del pánico y desmotivado después de esperar ya  un año sin obtener beneficio.

Pero si logró mantener la posición durante dos años mas para el año 2017 podría vender a U$17, por acción y si la mantuviera un año más vendería a U$25, multiplicando su inversión en 2.5X; nada mal para un periodo de tres años.

Igual situación ocurre con los fondos de inversión; por ejemplo, un fondo ya revisado, el fondo JP Morgan US Technology obtuvo en el año 2019 una rentabilidad del 33,7%; en el año 2018 del 8,7%; en el año 2017 del 28,3% y para el año 2016 del 8,9%.

Si un inversionista ingresará al fondo en el año 2016, podría pensar que la rentabilidad es muy baja, saltando a otro fondo; perdiendo las importantes rentabilidades obtenidas en los siguientes años.

7. Ampliar las alternativas de inversión en otros mercados

Cuando comenzamos a invertir en acciones generalmente tendemos a realizar las compras en acciones de empresas del país donde residimos.

La razón es que por un lado estamos más familiarizados con estas empresas y con este mercado.

Si bien tenemos la ventaja de tener alguna información sobre este mercado, pues por lo general consumimos más información sobre estas empresas y las condiciones macroeconómicas del país donde residimos.

Es posible que estemos cometiendo un error y debamos considerar otros mercados para invertir y lograr unos buenos beneficios, entre las principales razones encontramos:

  • En algunos mercados el número de acciones listadas es muy poco, comparado con mercados globales, con grandes oportunidades pues son más las empresas listadas.

Para poner un ejemplo en el mercado español, el número de empresas que tiene una liquidez importante puede estar alrededor de 200 compañías, en Colombia unas 35 empresas, mientras que en el mercado norteamericano puede llegar incluso a 10.000 compañías.

  • Es algunos casos pueden tenerse mejores oportunidades debido al ciclo económico en el que se encuentre el país.

Por ejemplo, un inversor español que entrará en el mercado en el año 2016, con un fondo indexado, tendría precios del índice IBEX 35; en valores de 8.700 puntos, para llegar al año 2019 con valores alrededor de 9.300 puntos, es decir una valorización de 600 puntos, es decir una rentabilidad de un 7% anual.

Si ese mismo inversor hubiese comprado un fondo indexado al índice brasilero BOVESPA en año 2016 a 55.000 puntos; observaría como para el año 2019 el índice se encuentra en 108.000 puntos; si descontamos la devaluación de la moneda por lo menos contaría con una valoración del 70% acumulada en los tres años, mayor a un 20% anual.

De igual forma si la inversión la hubiese realizado en el mercado americano, con un fondo indexado por ejemplo al S&P500, podría ver valorizaciones desde 2.000 puntos en el año 2016; hasta 3000 puntos en el año 2019; 50 % en tres años, 17% anual, con un nivel de riesgo no muy alto.

Por lo tanto, no hay que descartar oportunidades de inversión en mercados que tengan valores llamativos o potenciales importante de crecimiento por la calidad de sus empresas, crecimiento y dominio en sectores importantes de la economía.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!