¿CON CUANTO DINERO ME PUEDO  RETIRAR Y VIVIR DE LAS INVERSIONES, LA RENTA o LA BOLSA ?

VIVIR DE LA BOLSA
Esta es una pregunta que muchas veces nos hacemos cuando tratamos de visualizar el futuro de nuestra finanzas.

Sin duda alguna muchos buscamos la independencia financiera, y tratar de lograr cubrir nuestros gastos con los recursos que se obtengan de las inversiones o rentas.

Y es que sin duda cada vez más los sistemas pensionales, no ofrecen unas condiciones de retiro que permitan vivir dignamente en la etapa de la vida donde ya no se puede tener una actividad productiva plena.

Adicionalmente en los diferentes paises se plantean reformas pensionales, en donde se cambian los requisitos para lograr una mesada pensional.

Las razones son varias, pero las principales son el aumento en la esperanza de vida promedio de las personas y el cambio en la pirámide de las edades poblacionales.

Esta gráfica nos permite ver el aumento de la esperanza de vida en España, donde se puede observar un crecimiento constante y sostenido.

esperanza-vida-nacer-total-ESPAÑA
En cuanto  a la pirámide poblacional hace unos años el porcentaje de la población joven tenía una mayor proporción que la población mayor.

Esto permitía que en el pasado muchas personas cotizaran en un fondo común que era sostenible pues eran pocos los pensionados.

Con una mayor proporción de personas pensionadas y una menor proporción cotizando el sistema se desbalancea y requiere el aporte del estado para lograr cumplir con las obligaciones pensionales.

Esto ha llevado a que los paises busquen migrar a un Regimen pensional privado de ahorro individual, en donde los aportes se invierten en diferentes productos de inversión como acciones, bonos y similares.

El objetivo es que a largo plazo una persona cuente con ahorro acumulado que le permita tener un capital suficiente para obtener unos rendimientos que ayuden  a lograr una mesada pensional.

Sin embargo, en la práctica conseguir este capital es bastante difícil, pues requiere muchos años de cotización con una base salarial alta, pues finalmente el ahorro en el fondo de pensiones es una parte del salario.

Entre más alto sea el salario, mayor será este aporte y entre más tiempo se aporte mayor será el ahorro conseguido.

La conclusión es que debemos tratar de consolidar un ahorro que permita contar un capital que tenga unos rendimientos para convertirse en un ingreso pensional o visto de otra manera lograr vivir de la renta y las inversiones.

Ahora bien determinar los ingresos que necesita una persona para vivir de la renta o las inversiones depende de muchos factores los principales son:

  • Las personas a cargo: es muy diferente los gastos que tiene alguien que vive solo y no tiene dependientes a cargo, que otra persona que sostiene económicamente a una familia de cuatro personas.
  • El nivel de deudas a pagar, si ya se tienen pagadas hipotecas y otras obligaciones bancarias, los gastos mensuales serán menores.
  • La calidad de vida e ingresos a los que se está acostumbrado, entre más gastos suntuosos y lujos se tengan se requerirán unos ingresos más altos.
  • El pais o ciudad donde se reside, pues en algunos lugares los gastos pueden ser incluso el doble de otros, debido al costo en la vivienda, servicios públicos y demás.

Por lo general las ciudades grandes tienden a tener unos mayores costos de vida.

Por supuesto que los paises que tienen unos ingresos por habitante o PIB per Cápita más alto también exigen unos niveles de renta mayores para cubrir los gastos básicos.

Para no complicarnos en realizar diferentes proyecciones, vamos a realizar el ejercicio con la expectativa de tratar de conseguir una renta mensual de U$1.000.

Si bien este ingreso no es considerado alto en muchos paises, en la mayoría de lugares de Latinoamérica puede permitir una calidad de vida por lo menos aceptable.

El otro factor a tener en cuenta es la inflación, pues si esta es muy alta requiere cada vez contar con más capital, pues la pérdida de capacidad adquisitiva del dinero va a una velocidad demasiado alta.

Sin embargo, vamos a tratar de realizar la proyección en dólares para buscar mitigar el efecto de este factor.

El otro elemento que es importante considerar es en cuál instrumento se van a tener los recursos, si bien los mejor sería tener el patrimonio repartido en un portafolio de inversión que incluya varias opciones, combinando opciones de renta fija y variable.

Estás combinación complicarían el ejercicio, por lo tanto se va a proyectar cada opción por aparte, sin embargo en la realidad práctica lo más adecuado es tener un portafolio con varios instrumentos de inversión.

1.INVIRTIENDO EN PLAZOS FIJOS O CDT’S

Recordemos que nuestro objetivo es conseguir una renta mensual de U$1.000, es decir U$12.000 en un año.

Pero como buscamos que nuestro patrimonio no pierda capacidad adquisitiva debemos tener en cuenta la inflación.

El otro factor que deberíamos tener en cuenta es la devaluación o revaluación con respecto al dólar.

Sin embargo esto complicaría demasiado el ejercicio por lo tanto no vamos a considerar este elemento.

Ahora bien las tasas en los CDT’s o plazos fijos depende del tiempo en el cual se dejen los recursos en la entidad bancaria y también cambian dependiendo del banco.

Los bancos pequeños tienden a ofrecer mejores tasas para tratar de atraer más clientes; aunque si consideramos que estas entidades están vigiladas por las entidad correspondiente el riesgo no es tan alto.

Para efectos del ejercicio vamos a suponer que este instrumento de inversión permite conseguir una rentabilidad anual de 1.5% por encima de los niveles de inflación, tratando de dejar los recursos en el mayor plazo posible.

Por ejemplo si se proyecta una inflación anual del 2.5% se supone que conseguimos una rentabilidad del 4% anual con los CDT’s o plazos fijos.

Como se tienen algunos gastos en impuestos y otros cobros vamos a suponer una rentabilidad real del 1.3% anual.

En ese orden de ideas y para no perder capacidad adquisitiva buscamos que el capital con el que contamos rente U$12.000 al año con una rentabilidad del 1.3% anual; por lo tanto necesitamos contar con un patrimonio cercano de U$1.000.000 para conseguir este ingreso mensual.

De hecho para ser exacto lograrías un ingreso de U$13.000 al año; eso sí teniendo en cuenta que no estamos perdiendo la capacidad adquisitiva a causa de la inflación.

Aca en este link podrás encontrar nuestro curso recomendado sobre finanzas personales e inversiones.

Es una formación que busca que tomes mejores tus decisiones financieras y conozcas los principios para invertir de forma responsable.

2. INVIRTIENDO EN FONDOS EN RENTA FIJA o BONOS DEL GOBIERNO

La diferencia con respecto a la anterior alternativa no es mucha en cuanto a la rentabilidad esperada.

Si bien cambian los beneficios obtenidos cuando se tienen bonos en paises emergentes, es importante tener en cuenta que a mayor rendimiento mayor riesgo.

Ya muchos conocen la situación con los tenedores de deuda de paises como Argentina.

También es importante tener en cuenta que las tasas de los bonos de los paises cambian, por ejemplo en la siguiente figura podemos ver el rendimiento del bono a 10 años en España.

Pero para no desviar el tema principal, vamos a suponer logramos con este tipo de inversión una rentabilidad anual promedio del 2% superior a  la inflación. Eso sí teniendo en cuenta que ya se están asumiendo ciertos niveles de riesgo.

Entonces descontando los cobros de administración e impuestos, podemos considerar una rentabilidad anual del 1.7% por encima de la inflación; para lograr nuestro objetivo de lograr $12.000 en beneficios anuales necesitamos un capital de alrededor de U$700.000.

3. INVIRTIENDO EN FINCA RAIZ

La finca raíz es considerada por muchos una inversión de bajo riesgo; históricamente en el largo plazo en la mayoría de paises la vivienda tiene una valorización que por lo menos compensa la inflación o que en algunos casos la supera.

Por supuesto que la valorización tiene unos ciclos y en algunos casos el valor puede permanecer estable o incluso tener correcciones en los precios, especialmente en las recesiones económicas.

La siguiente gráfica nos permite observar la valorización histórica de la vivienda en Estados Unidos, como vemos se tienen periodos de corrección de precios, pero con una tendencia positiva en el largo plazo.

precio vivienda USA
 

Bajo esta información vamos a suponer que la valorización compensa en promedio la inflación y que la renta recibida por arriendos tiene una rentabilidad promedio anual del 4%; sin embargo teniendo en cuenta los gastos de remodelación, impuestos y posibles meses sin arriendo, vamos a suponer una rentabilidad promedio del 3% anual.

Bajo este escenario el capital invertido en finca raiz que se requiere para una renta anual de U$12.000 sería de aproximadamente de U$400.000.

Pero sin duda, estos supuestos son diferentes en cada pais, pues tanto los niveles de valorización de la vivienda cambian dependiendo el pais e incluso la ciudad donde se encuentre el bien.

Igualmente en esta opción se tiene un mayor riesgo que en las anteriores inversiones pues no hay que descartar problemas con el pago de renta, procesos jurídicos y similares.

Sin embargo en este sentido se pueden emplear intermediarios, seguros y pólizas que ayuden en los procesos de arrendamiento, su cobro y administración.

4. INVIRTIENDO EN  ETF’S Y FONDOS DE INVERSIÓN 

Esta alternativa de inversión es de mayor riesgo, pues se tienen los recursos invertidos en acciones; los precios de estas pueden tener valorizaciones pero también pérdidas de valor.

Los fondos de inversión y los ETF’s permiten tener participación en las acciones de muchas compañías en un solo producto financiero, diversificando el riesgo y reduciendo el pago en comisiones.

Entre los fondos más conocidos se encuentran los que siguen el comportamiento del índice S&P500, el más importante de la bolsa de Nueva York.

En otros artículos hemos explicado sobre estas alternativas de inversión.

La rentabilidad promedio de este índice en los últimos 50 años, ha sido del 10% promedio anual.

Otro elemento a tener en cuenta es que estas inversiones estarían en dólares; por lo tanto se tiene a favor la devaluación que es la pérdida de valor de una moneda con respecto al dólar.

Para el caso de los paises latinoamericanos anualmente se pueden llegar a tener tasas de devaluación incluso del 10%.

Sin embargo, vamos a suponer una tasa promedio del 5% anual.

Esta devaluación compensaría la inflación.

De tal manera que se lograría una rentabilidad esperada del 10% anual promedio, sin embargo descontando el posible pago de comisiones e impuestos vamos a suponer una rentabilidad anual del 9%.

Bajo estas suposiciones necesitaríamos un capital de U$133.000 para lograr unos ingresos de U$12.000  al año y conservar la capacidad adquisitiva del patrimonio.

Si vivimos en Estados Unidos o un pais de Europa se tiene una inflación promedio del 2% y no se cuenta con la devaluación a favor.

Por lo tanto necesitaríamos una rentabilidad del 7% anual para dejar 2 puntos que compensen la inflación y 1 punto para gastos en comisiones y administración.

Se necesitarían entonces U$171.000 para lograr una renta mensual de U$1000 o U$12.000 anuales; sin que el patrimonio pierda capacidad adquisitiva.

Sin embargo, teniendo en cuenta que en estos paises el costo de vida es mayor es probable que se necesiten unos ingresos mensuales de U$2.000; esto quiere decir que se necesitaría un capital de U$342.000 para lograr estos ingresos mensuales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!